Se busca

La jueza Penal de 10º Turno, Dolores Sánchez, libró el lunes una orden de captura nacional e internacional para el coronel Eduardo Ferro, después de que este indagado en la causa que investiga el secuestro y la desaparición de Óscar Tassino Astiazu no fuera ubicado por la Policía para ser conducido a declarar ante la magistrada. Según fuentes de la diaria, la Policía intentó ubicarlo en su último domicilio conocido, en la zona de Pinares, en Maldonado, pero el militar retirado no estaba o “se escondió”. El juicio se inició en 1985, pero quedó comprendido dentro de la ley de caducidad; fue reiniciado el 27 de noviembre de 2011. Según los testimonios aportados a la causa, Tassino fue secuestrado el 19 de julio de 1977 en una casa ubicada en Máximo Tajes 6632 y luego llevado al centro clandestino de detención y tortura La Tablada o “300 Carlos”.

El abogado del Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur) Martín Fernández explicó a la diaria que Sánchez pidió la conducción de Ferro debido a que “no se había presentado a una audiencia anterior”. “En ese momento Ielsur pidió las medidas cautelares de cierre de fronteras y de conducción, la fiscalía estuvo de acuerdo y la jueza también. Eso se tenía que efectivizar el lunes, pero Ferro no se presentó y no fue ubicado en los lugares habituales, y por consiguiente la doctora Sánchez decretó una orden de captura nacional e internacional”, agregó el representante legal de los denunciantes. Fernández contó que Ferro había comparecido anteriormente sólo por escrito, “presentando recursos de inconstitucionalidad y prescripción, que son los que presentan las defensas de los militares en este tipo de expedientes, y por ese motivo este expediente se había retrasado en su diligenciamiento cerca de dos años”. Pero Ferro nunca se presentó personalmente a declarar. El otro indagado en la causa, Jorge Pajarito Silveira, sí acudió cuando le tocó declarar, también conducido, pero porque está cumpliendo condena en la cárcel de Domingo Arena.

El mismo lunes, Ielsur emitió un comunicado en el que informa que, además de la causa citada, Ferro es investigado también “en el secuestro y torturas” de Lilián Celiberti y Universindo Rodriguez, “entre otras”. Ielsur “exige a las autoridades policiales correspondientes la máxima diligencia y esfuerzo para la ubicación, detención y conducción del Coronel (r) Eduardo Ferro ante los estrados judiciales para que sea juzgado de acuerdo con las garantías del estado de derecho” y recuerda “a las autoridades” la condena de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al Estado uruguayo en el caso Gelman, “teniendo presente además, que han pasado más de 40 años sin que se le brinde a las familias de las víctimas de terrorismo de Estado respuesta a sus casos trágicos”.

Según pudo saber la diaria, Ferro se afincó en la zona de Pinares en la década de los 90, comenzó a trabajar en la seguridad del lujoso hotel Las Dunas y terminó como gerente del establecimiento. Durante unos años había “desaparecido”, pero “hace un par de años volvió” al departamento, confió una fuente local. En mayo de 2011, la Coordinadora Verdad y Justicia de Maldonado y la Plenaria Memoria y Justicia realizaron un escrache en su casa de Pinares. Ahora el militar retirado es buscado por Interpol para ser conducido ante la jueza Sánchez.

El espía de la democracia

Ferro fue el responsable del espionaje militar a partidos políticos, sindicales y organizaciones sociales entre 1988 y 1991, según publicó Brecha (24/02/16) de acuerdo a la documentación de la Dirección General de Información de Defensa (DGID) a la que accedió el semanario, y que actualmente es analizada en una comisión investigadora de la Cámara de Diputados. El archivo de inteligencia militar fue encontrado en un allanamiento a la casa del coronel Elmar Castiglioni. Según Brecha, Ferro fue designado jefe del Departamento III de la DGID, lo que está consignado en su legajo personal, un documento oficial de la Comisión Calificadora del Personal Superior de las Armas del Ejército. La nota del semanario también asocia a Ferro con un oficial denominado “Guillermo” que, según la documentación sobre los informes de los espías de la DGID, ordenaba y observaba las tareas de los “manipuladores” que atendían a los “agentes”, dos figuras de la compleja red de espionaje que habían montado los militares en plena democracia.

Fuente: La Diaria

Intervinieron barco abandonado con fotos de detenidos desaparecidos

Sociedad

Intervinieron barco abandonado con fotos de detenidos desaparecidos

El fotógrafo Agustín Fernández y la organización de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos intervinieron un barco abandonado en la bahía de Montevideo, colocándole fotos de desaparecidos, para denunciar el poco avance que han tenido las investigaciones sobre el tema desde que terminó la dictadura militar.

Actualizado: 22 de Diciembre de 2016 | Por: Redacción 180

El barco intervenido se encuentra en la Rambla Edison, a la altura de la Central Batlle, y se puede observar desde la calle.

El fotógrafo encargado de realizarla, Agustín Fernández, dijo que para él “la imagen del barco encallado y oxidado es representativa de la situación que estamos viviendo”, en referencia a que 31 años después del regreso a la democracia, en el territorio uruguayo sólo se han encontrado los restos de cuatro desaparecidos, de los  194 registrados.

Los retratos que fueron adheridos al barco son de 3 metros por 4 y fueron elegidos por el fotógrafo para que fueran representativos de las distintas edades y profesiones.

Fuente: Portal 180

Conmemoración de Declaración de DDHH se hará en Mercedes el 10 de diciembre

MEMORIA HISTÓRICA

Conmemoración de Declaración de DDHH se hará en Mercedes el 10 de diciembre

La asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos anunció que el acto que anualmente se realiza en el Memorial a los Detenidos Desaparecidos del Parque Vaz Ferreira, tendrá lugar este año en la ciudad de Mercedes (Soriano).

La asociación Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos emitió un comunicado de prensa por el que anuncia que la concentración que todos los años se hace el 10 de diciembre en conmemoración del aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tendrá lugar en la ciudad de Mercedes, en el departamento de Soriano.

Esta convocatoria suele realizarse en el Memorial a los Detenidos Desaparecidos en el Parque Vaz Ferreira en el Cerro de Montevideo, sin embargo, este año tendrá lugar en Mercedes para inaugurar el Espacio-Memoria Soriano.

“Hemos presenciado durante los últimos años, el esfuerzo de los compañeros de la Comisión de Memoria, Justicia y contra la Impunidad de Soriano, quienes han trabajado incansablemente para concretar este sitio. Ahí se recuerda a los 10 detenidos desaparecidos, nacidos en ese departamento, y el sábado, junto a ellos diremos Presente, por todos los desaparecidos”, reza el comunicado.

Así, desde la asociación invitan “a todos quienes quieran y puedan participar a trasladarse el 10 de diciembre a esta conmovedora inauguración, a las 18:30 horas en la rambla de la ciudad de Mercedes.

Fuente: Caras & Caretas

Placa de la Memoria en Hospital Militar

p3f1-20161030-fg_fullscreen-web

Nicolás Pons, Marcelo Abdala y Ana Amorós, en el acto de descubrimiento de la placa de la memoria, el viernes en el Hospital Militar. Foto: Federico Gutiérrez

Placa de la Memoria en Hospital Militar

La Comisión Especial de Reparación a las Víctimas de la Actuación Ilegítima del Estado en el período comprendido entre el 13 de junio de 1968 y el 28 de febrero de 1985, que depende del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), instaló el viernes una placa de la memoria en la vereda del Hospital Militar, sobre la avenida 8 de Octubre. La sala 8 de ese centro funcionó como centro de detención, tortura y omisión de asistencia a militantes políticos y sociales.

En el acto estuvieron presentes el presidente de la Comisión Especial, Nicolás Pons, representantes del PIT-CNT, de la asociación de ex presos políticos Crysol, de la organización solicitante, la Mesa Permanente contra la Impunidad y público en general. Según pudo saber la diaria, hubo “presiones” para que la placa se colocara en otro lugar y no en la vereda donde está la entrada principal del hospital. Sin embargo, en una reunión que se realizó antes de la colocación, se acordó que no se iba a cambiar el lugar. Baldemar Tarocco, de Crysol, explicó a la diaria que la sala 8 de ese centro era “una sala amplia, dividida al medio por un biombo, donde estaban de un lado las mujeres y del otro los hombres”. Sin embargo, aclaró que no fue el único lugar del Hospital Militar en el que hubo presos políticos, ya que “existían los calabozos”, que eran celdas “individuales”. En esas celdas fallecieron, por ejemplo, los tupamaros Adolfo Wasem Alaniz y Eduardo Pérez Silveira (alias “el gordo Marcos”), cuyo cuerpo permanece desaparecido. Tarocco informó que el viernes 11, a las 18.00, se colocará otra placa de la memoria, esta vez frente a la Base Aérea Boiso Lanza, ubicada en Avenida Pedro de Mendoza y Avenida de las Instrucciones, donde también funcionó un centro de detención y tortura durante la dictadura.

Fuente: La Diaria

 

1 2 3 9