Plaza recuerda a León Duarte, uno de los fundadores del PIT-CNT

HOMENAJE. ESTÁ DESAPARECIDO DESDE EL 13 DE JULIO DE 1976

INAUGURACION PLAZUELA LEON DUARTE 13-7-2016

El intendente Daniel Martínez dejó inaugurada la plazuela León Duarte en homenaje al dirigente sindical de Funsa, fundador de la CNT y uno de los forjadores de la unidad del movimiento sindical uruguayo.
El espacio lleva el nombre en honor a León Gualberto Duarte Luján, dirigente sindical desaparecido durante la dictadura cívico-militar, y cuenta con una placa conmemorativa.

León Guadalberto Duarte Luján nació en Pajas Blancas, Montevideo, el 25 de abril de 1928. Trabajó desde niño en las quintas de su barrio y a los 17 años empezó a trabajar en las zafras del Frigorífico Artigas. En 1952 ingresó en la Fábrica Uruguaya de Neumáticos Sociedad Anónima (Funsa).

En 1957 fue elegido Secretario General del Sindicato de Funsa y estuvo desde los comienzos en la formación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT). Políticamente, fue fundador de la Resistencia Obrero Estudiantil (ROE) junto a Washington Pérez, entre otros. Posteriormente, luego de la  Huelga General, y durante su exilio en Argentina, fue detenido y torturado en el Pozo de Orletti. Desapareció el 13 de julio de 1976.

El  acto contó con la presencia de la esposa de León Duarte, Hortensia Pereira, junto a su hijo y sus nietos. La plazuela se encuentra ubicada en el barrio Villa Española, cerca de la planta de Funsa, en la intersección de las calles Juan José de Soiza Reilly y Guemes.

Participaron del homenaje y la inauguración el intendente de Montevideo, Daniel Martínez; el alcalde del municipio F, Francisco Fleitas; el coordinador del PIT-CNT, Fernando Pereira; uno de los fundadores de la CNT, Luis Iguiní; la dirigente del Sindicato de Gastronómicos y de la Comisión de DDHH del PIT-CNT, Fernanda Aguirre; el representante de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Oscar Urtazúm; miembros del Partido por la Victoria del Pueblo, Sara Méndez y Raúl Olivera; y un representante del Sindicato de Funsa, contemporáneo de Duarte, Néstor Rodríguez.

El intendente de Montevideo expresó: “Para quienes nos formamos en el movimiento sindical, es un honor poder inaugurar una plaza en homenaje a León Duarte. Es un privilegio para quienes durante el proceso de formación del PIT escuchábamos las referencias a la ética, al compromiso unitario, defendiendo sus ideas y debatiendo con vehemencia, pero siendo un factor determinante de la unidad del movimiento sindical. Crecimos con esos cuentos y nos llenamos de admiración por todos esos compañeros, como León Duarte y Gerardo Cuesta, para poder representar a un movimiento sindical que luchaba en las penumbras y empezaba a formar el PIT como continuación histórica de la CNT. Encontramos en esos dos compañeros, Cuesta y Duarte, una síntesis de la lucha de la clase obrera y de la unidad del movimiento sindical uruguayo”.

Martínez recordó que “podemos tener cualquier diferencia, pero nunca podemos permitir dividirnos y no actuar como una clase unida con el papel histórico que debe jugar la clase trabajadora. Cuando uno tiene impregnada en la memoria lo que fue la lucha, no puede menos que sentirse orgulloso de inaugurar esta plaza con el nombre de León Duarte”.

Recordó también que “mil matices han habido en el movimiento sindical; todos nos enriquecemos en el debate de ideas. Hace mucho que dejé de creer en los dueños de la verdad, en esos que creen que nunca le erran a nada. Por eso creo que debemos tener esa capacidad autocrítica y de tender puentes que estos grandes hombres tuvieron. Por eso, por los sueños y utopías que abrazó  León Duarte, por su capacidad de ser unitario aún en las diferencias, hoy debemos ver en este homenaje una nueva expresión de unidad, más allá de seguir debatiendo ideas. Tenemos que ir trabajando juntos, siguiendo el camino que gente tan grande que marcó al movimiento popular. Arriba León Duarte, arriba tu memoria y la consecuencia con la lucha de la clase obrera”.

Por último, el alcalde del Municipio F resaltó la importancia de mantener la memoria y la tradición de continuidad de las historias de lucha que pasan de generación en generación a través de relatos, anécdotas, de homenajes y también por la denominación de espacios públicos con los nombres de quienes defendieron los intereses de todos los trabajadores, de quienes resistieron la dictadura y lucharon por la democracia, así como también soñaron con una sociedad diferente.

Plaza (web)

Fuente: La República