Periodista amenazado por informar que el nuevo presidente del Club de Leones de Mercedes es un ex militar “torturador”

“Vas a tener todo tipo de represalias por sacar una cosa de la cual no tenés ninguna prueba. Y no solamente eso, justo ahora, 30 y pico de años después, cuando vas a arruinar gente que es inocente. […] Vamos a ver que tu corazón aguante ahora, hijo de puta”. Esta es parte de la amenaza vía audio de WhatsApp que recibió el periodista Juan Correa, del portal de noticias Agesor, del departamento de Soriano. ¿El motivo? El 4 de julio publicó una nota en la que informó que el ex militar Óscar Troya, “denunciado por torturas”, asumió como presidente del Club de Leones de Mercedes. La mujer que le mandó el audio a Correa dice ser Marisa de Pazos, quien, según el periodista, es integrante del Club de Leones y dirigente del Partido Colorado.

 

En la nota que motivó la amenaza se señala que Troya, nacido en 1954, “figura en la lista de los militares denunciados como participantes de torturas a civiles detenidos”, específicamente “el ciudadano mercedario Ángel Gallero”. Entre otras cosas, se indica que Troya “ingresaba a torturar” en el centro de detención clandestino “La tablada”, que dependía del Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).

 

Correa realizó la denuncia policial por la amenaza, “para cortar de raíz que eventualmente después alguno más se subiera al carro”, dijo a la diaria, y agregó que el año pasado sufrió un infarto; por eso De Pazos, que conoce su estado de salud, termina el audio haciendo referencia a su corazón.

 

El periodista dijo que menos de una hora después de publicada la nota, Troya se comunicó con él, y “más allá de la molestia que tenía, lo hizo en términos respetuosos”. El ex militar le planteó la posibilidad de hacer sus descargos en el portal, y Correa aceptó. “Esa misma noche, él [Troya] tenía una primera reunión de directiva de los Leones, y me dijo que iba a tener que explicar que no era así como habíamos puesto. Al día siguiente se iba a reunir con nosotros, para aclarar la situación, pero me dijo que había hablado con su familia y un abogado y que prefería dejarlo así”, señaló Correa, y agregó que Troya le dijo que había recibido llamadas de integrantes del Club de Leones a nivel internacional (Chicago), para que explicara “cuál era la situación y lo que estaba pasando”.

 

En el intercambio telefónico que tuvo con Troya, Correa le preguntó sobre lo denunciado en la nota de Agesor, y el ex militar le contestó que “en ningún momento” había pertenecido a la OCOA, y que realizaba “tareas de administración”. “Le hice saber lo que me pasó con Marisa de Pazos, y me dijo que ella no es enviada de él”, agregó Correa. Remarcó que en ningún momento de las charlas con Troya “hubo falta de respeto”. “Él defendió su posición y nosotros la nuestra”.

 

A todo esto, ayer el Consejo Directivo Central de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) publicó un comunicado en el que manifiesta su solidaridad con el periodista amenazado y el apoyo a la denuncia policial. Además, condena la “injustificada conducta de la dirigente De Pazos” y lamenta que “un hecho de estas características se registre en nuestro país”. Por último, APU solicita “a los organismos pertinentes que actúen de modo inmediato, para que se juzgue a quienes desarrollan esos injustificados procedimientos, y que, asimismo, se garantice el libre ejercicio de la actividad periodística”.

 

Correa contó además que con De Pazos tenía “una perfecta relación”, y que en “innumerables ocasiones” fue a cubrir actividades tanto del Partido Colorado como del Club de Leones, “sin ningún tipo de inconveniente”. Además, dijo que recibió el audio amenazante “sin previo anuncio de nada”. El periodista ya presentó una declaración en el juzgado, y De Pazos también; por lo tanto, se espera que ambos sean convocados por la Justicia luego de la feria judicial.

 

la diaria se comunicó con De Pazos, quien dijo que no iba a hablar del tema porque, precisamente, está en manos de la Justicia.

Fuente: la diaria

Todas las Voces: Identidad, verdad y memoria

Todas las Voces: Identidad,

verdad y memoria

 miércoles 12 de julio, 19 horas

 

 

 

 

Programa Todas las Voces
invita a la conferencia

“Identidad, verdad y memoria en la actualidad del Río de la Plata: 
30 años del Banco Nacional de Datos Genéticos de Argentina”

Exponen:

Mariana Herrero Piñero, directora del BNDG
Mirtha Guianze, integrante del Consejo Directivo del INDDHH
Macarena Gelman, diputada

Presenta: Analaura Vallcorba

Lugar: sede de la Fundación, Colonia 1456 5° Piso, esq. Barrios Amorín

entrada libre

 

Mariana Herrera Piñero
Doctora en Ciencias Biológicas. Especialista en Genética Molecular y Forense. Docente de la UBA. Perito de Abuelas de Plaza de Mayo.
Directora del Banco Nacional de Datos Genéticos.

 

Mirtha Guianze
Abogada y posgraduada en Crimilogía. Ex fiscal Nacional en lo Penal. Integrante del Consejo Directivo de la Institución Nacional de Derechos Humanos del Uruguay (INDDHH).

 

 Macarena Gelman
Representante Nacional. Militante por los derechos humanos.

 

 

Fuente: Fundación Vivián Trías

Familiares de desaparecidos condenaron las declaraciones del comandante en jefe del Ejército

Tabaré Vázquez y Guido Manini Ríos. Foto: Andrés Cuenca (archivo, mayo de 2017)

 

La organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos emitió un comunicado en el que condena las declaraciones del comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, quien dijo que a los inundados “les importa un comino lo que pasó hace 44 años”, en referencia al golpe de Estado de 1973. El comunicado dice que las declaraciones son parte de un “discurso peligroso y engañoso” y afirma que con esta prédica se “continúa avalando […] el golpe de Estado”, tal como lo han hecho “sucesivos comandantes desde el año 85, sin consecuencia alguna”.

“La falta de justicia, los años de impunidad de los crímenes cometidos por los civiles y militares golpistas, explican en parte este discurso agresivo”, dice el texto, y agrega que las Fuerzas Armadas “siguen siendo cómplices hoy, bajo la conducción de Manini Ríos”, de los delitos cometidos por la dictadura. Por último, la organización considera que es “realmente grave” que las declaraciones de Manini Ríos no hayan tenido una respuesta del sistema político, y reclama a los poderes del Estado y, en particular, al presidente Tabaré Vázquez que asuman “su responsabilidad” y no miren “para otro lado” a la hora de “tomar medidas” para que desde las filas militares “no se atente contra los valores democráticos”.

Fuente: la diaria

Otra vez los “salvadores” de la Patria

Montevideo, 4 de julio de 2017.

 

A 44 años del golpe de estado cívico-militar, mientras desde ámbitos políticos, sociales, académicos, se llama a la reflexión de lo vivido para generar conciencia y garantías para que estos hechos no se repitan, el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, hace nuevas declaraciones.

Lanza, como una pedrada en la cara de todos, un discurso peligroso y engañoso, a contrapelo de los muchos esfuerzos que desde hace años se vienen haciendo por el fortalecimiento de las instituciones democráticas.

Hace pocos días defendió sus prebendas económicas; ahora, al más aberrante de sus privilegios: la impunidad.

Nos recuerda viejos tiempos y, lamentablemente, constata que aún no han sido superados.

La falta de justicia, los años de impunidad de los crímenes cometidos por los civiles y militares golpistas, explican en parte este discurso agresivo que pretende pasar el mensaje de que a la gente le “importa un comino” vivir en dictadura o en democracia. No nos extraña porque esa ha sido la continuidad de la institución que comanda.

Como brazo ejecutor de la política de Terrorismo de Estado, las FFAA encabezadas en esos años por el dictador Gregorio Goyo Álvarez, siguen siendo cómplices hoy, bajo la conducción de Manini Ríos, de los delitos cometidos contra nuestros familiares desaparecidos. Hoy los siguen desapareciendo.

El actual comandante del Ejército continúa avalando con este discurso el golpe de estado. Así lo han hecho los sucesivos comandantes desde el año 85 sin consecuencia alguna. Nunca demostraron arrepentimiento por el dolor que se causó a la población ni por los crímenes cometidos, y menos aún asumieron la responsabilidad que les cabe.

Manini Ríos sólo habla de condicionar “su pedir perdón” a terminar con los reclamos por Verdad y Justicia, valores pilares en una democracia.

No está dispuesto a asumir la responsabilidad que reclamamos: colaborar con la justicia, aislar a los criminales, modificar las fuerzas armadas. No está dispuesto a cambiar su forma de interpretar el pasado reciente. Esto no nos extraña pues no ha habido fisuras desde la recuperación institucional. No siente ni indignación ni repudio por la tortura aplicada sistemáticamente; por los asesinatos y secuestros; por la desaparición forzada y por las mil y una arbitrariedades e injusticias, en suma por el Terrorismo de Estado aplicado contra todo el pueblo uruguayo.

El Comandante Manini Ríos sólo quiere impunidad para los suyos, mantener sus privilegios.

Y obviamente no está solo. Muchos oficiales se niegan aún hoy, en 2017, a poner una simple placa, como sucedió en el cuartel de Durazno donde el jefe del Batallón se resistió a que fuera recordado el asesinato de Oscar Fernández Mendieta en ese lugar. O como recientemente, cuando en medio de una visita ocular decretada por la justicia en el Batallón de Ingenieros Nº 4, se realizó una “parada” militar intimidatoria.

Lo que sí nos extraña y lo consideramos realmente grave, es la falta de respuesta del sistema político. Del gobierno, de los parlamentarios, de los ministros, de la justicia, de los partidos. Es llamativo que nadie de los poderes del Estado salga al cruce de semejantes aseveraciones. En el pasado el justificar algunos actos y considerarlos como “sin mucha importancia”, fue abonando el camino del Golpe de Estado. No repitamos una historia que queremos evitar.

Los poderes del Estado democrático, y principalmente el presidente de la república como comandante en jefe de las FFAA, deben asumir su responsabilidad y de una vez por todas no mirar para otro lado, y tomar las medidas que correspondan para que desde filas de las instituciones militares no se atente contra los valores democráticos.

Esto es una cuestión del presente, esto es una preocupación permanente: velar por las libertades y la república.

Eso es lo que en definitiva reclamaban las decenas de miles de personas que el pasado 20 de mayo marcharon por todo el país tras la consigna: Impunidad: responsabilidad del Estado, ayer y hoy.

 

Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos

1 2 3